• Cosas por hacer

    by  • 9 octubre, 2012 • Blog, sinKroma • 0 Comments

    Bola de coloresCuanto te enfrentas a un proyecto desde cero, no te puedes hacer una idea de lo que te viene. Lo primero que surge es la idea, le das vueeeeeeeeeltas, y vueeeeeeeeltas, y vueltas; y cada día que pasa ves que tienes más ideas y mejor organizadas. Pero hay muchísimas cosas en las que no piensas hasta que realmente te sientas a analizarlo fríamente.

    ¿Quién me llevará las cuentas? ¿Sabré hacerlo yo? ¿Necesitaré alguien que me ayude? Necesito un local, pero ¿cómo tiene que ser? ¿Qué necesito? ¿Cuánto puedo pagar? ¿Dónde lo busco? ¿Inmobiliarias? ¿Particulares? ¿Esto es muy caro?
    Necesitaré crear una empresa, ¿y eso cómo va? ¿Cuánto cuesta?
    ¿Necesitaré personal para trabajar? ¿Y cómo los busco? ¿Cuánto les pago? ¿Entrevistas personales? ¿Yo? ¿De RRHH? Anda…
    Tendré que hacer de comercial, pero si no tengo ni idea. Yo no valgo para eso. Pues tendrás que valer. Vaya si tendrás que valer.
    Suministros, teléfono, ofertas, tarifas, alta de servicios.
    ¿Plan de qué? ¿De empresa? ¿Análisis cómo? ¿DAFO?
    Ese oscuro mundo de las reformas, ¿por dónde empiezo? Si no sé distinguir la tarima del parqué, ¡cómo voy a contratar una obra entera! Y la decoración, y la pintura, y los tabiques.
    ¡¡¿Cómo lo voy a llamar?!!

    Son tantas las cosas que hay por hacer, que por muchas veces que las escribas y las ordenes, o te hagas un buen planing con prioridades, o una lista de ésas en las que vas tachando lo que vas haciendo, nunca lo tendrás todo controlado.

    Alguna cosas dependen de ti, otras, la mayoría, dependen de terceros, y en última instancia eres tú quien debe encargarse de mantenerlo todo bien coordinado.

    Y por mucho, mucho, mucho que avances con el trabajo… Siempre tienes un montón de cosas por hacer.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *