• Sin título

    by  • 14 abril, 2014 • Blog, sinKroma • 0 Comments

    Sábado 25 de Enero de 2014, 12:45h.

    ¿”Sin título”? Sí, ni siquiera después de escribir lo que váis a leer he sido capaz de ponerle un título a esta entrada.

    Hace tiempo que no escribo, las últimas noticias que habéis tenido de mí han sido todas referidas a la actividad de sinKroma: eventos, talleres, sesiones… Pero yo, Natalia, la que está detrás de todo este tinglao’ lleva meses sin aparecer.

    Antes de escribir estas líneas he leído las siete primeras entradas que escribí en el blog:

    Hello world!
    Ese primer día
    Cosas por hacer
    ¿Por qué sinKroma?
    Una semana muy productiva
    Las primeras fotos del local
    Palabras sinceras

    Y os aseguro que me he emocionado con algunas de ellas, y con algunos de los comentarios que recibí en su momento. Ahora las cosas son muy diferentes, y no han sido más que unos 400 días.

    Ha pasado poco más de un año desde aquellas palabras, y las cosas han cambiado mucho por aquí. Ésta ha sido una semana dura, no ha pasado nada en especial, no hay un momento o un evento desencadenante, simplemente, las cosas llegan sin saber porqué. Han sido dos tardes, dos ratos en los que mi gente me ha ayudado a ver la realidad, me ha invitado a ser analista, a sentarme y coger la calculadora, a plantearme qué estoy haciendo con mi vida, y sobre todo, hacia dónde estoy llevando a sinKroma.

    Empecé el 2014 con mucha ilusión, algunos de vosotros habéis visto los cambios que se han planteado, sinKroma se está renovando y quiere crecer, llegar a vuestras vidas y a mucha gente a la que puede aportar cosas maravillosas, pero la realidad te obliga a bajar al suelo, a olvidarte un poquito de toda esa ilusión que pusiste y que cada día pones en tu proyecto, y a ver las cosas desde el punto de vista más realista y frío que te puedas imaginar.

    Los números no mienten, sinKroma no va bien y a mí no me queda fuerzas para tirar del carro. Ha sido un proyecto muy ambicioso, de verdad puedo jurar que he puesto la mayor ilusión del mundo porque salga adelante. Hay muchas horas de trabajo aquí metidas, muchas noches sin dormir, muchos intentos de ayudar a la gente, muchas ideas llevadas a cabo y muchas que se han quedado en alguna hoja de algún cuaderno, pero ya lo decía aquella serie de TV, “Nada es para siempre”, y la vida de sinKroma ha sido corta, pero ha sido, que no es poco.

    Sé que no he hecho las cosas de la mejor manera que se podían hacer, no tengo formación empresarial y eso lo he notado. sinKroma ha sido algo muy grande, y ha podido conmigo. Se ha comido mi energía, mis ahorros y me está devorando como persona, y eso es algo que no puedo consentir. El dinero es dinero, pero yo, Natalia… No puedo permitir que termine conmigo.

    Pero también os digo una cosa, lo que he aprendido de esta experiencia es algo que me llevo para siempre. Volveré con más fuerza y aprendiendo de mis errores. Quizá vuelva a caerme, pero sacaré fuerzas para levantarme de nuevo.

    sinKroma, yo te he creado, has sido “mi bebé”, te he alimentado, te he visto crecer, levantarte, caer, sonreír y llorar, pero también he de verte morir. Siempre serás alguien especial en mi vida, te llevaré siempre conmigo y sé que tú me querrás como se quiere a una madre. No me arrepiento de haberte creado, ha sido una gran experiencia, breve pero intensa, diferente a todo lo que había vivido hasta el momento, y muy enriquecedora. Me has permitido conocer gente maravillosa, gente que ha entrado en mi vida y que seguirá en ella, momentos geniales y momentos para analizar. Me despido con una sonrisa bien grande, con una fuerza tremenda para seguir adelante y con esa sensación de saber que hago lo que debo, que nunca antes había tenido.

    Gracias a todos por leerme. Gracias sinKroma por dejarte crear.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *